Archivo por meses: junio 2017

Mujeres importantes de la Revolución Mexicana.

Durante la Revolución Mexicana participaron muchas mujeres, la llamada “línea de sol” en la guerra, las soldaderas. Sus tareas fueron variadas, muchas llegaron con las tropas (algunas voluntariamente, pero muchas involuntariamente) y se hacían cargo de la cocina y de brindar los primeros auxilios a los soldados. Algunas incluso tomaron las armas y lucharon, a menudo disfrazadas de hombre.

El nombre Soldadera proviene de la soldada española, término que se utiliza para definir el pago a la persona que cuida a los soldados. Durante la Revolución Mexicana hubo dos tipos de Soldaderas; había mujeres soldados, y la mayoría de Soldaderas, las mujeres que acompañaban a los soldados.

Las que eran soldado, por lo general pertenecían a una columna itinerante de rebeldes que luchaban contra las tropas del gobierno. Muchas de ellas tenían que vestirse como hombres, actuar como hombres, montar caballos, marchar y luchar como cualquiera de los otros revolucionarios. La más conocida entre ellas era Margarita Neri, una india maya de Quintana Roo que se convirtió en comandante en el ejército de Zapata.

Las soldaderas de Pancho Villa

Por su parte, el ejército de Pancho Villa reclutó activamente a Soldaderas para luchar junto a los hombres. Algunas soldaderas eran feministas y activistas socialistas que no sólo lucharon en el lado rebelde, sino que lucharon por el sufragio de las mujeres, los salarios justos y las viviendas asequibles. Dolores Jiménez y Muro fue una ex maestra y activista que participó en la redacción de las ideas del “Plan Político y Social”, que llevó al Complot de Tacubaya, un intento fallido de derrocar a Díaz e instalar a Madero como presidente cerca del inicio de la revolución. Sus escritos influyeron en las propias ideas de Emiliano Zapata sobre la reforma social.

Pero la mayoría de las Soldaderas de la Revolución Mexicana eran mujeres que acompañaban a los hombres que amaban en la batalla. Recorrieron las llanuras y sierras del país, siempre detrás, detrás de los grandes batallones de soldados, llevando utensilios de cocina, a sus hijos, y a veces incluso los fusiles de su marido. También, como dijimos al inicio, se las llamaba “líneas de sol”.

Una de las más famosas de estas “líneas de sol” fue Petra Herrera, mujer norteña que se enroló en el regimiento de Pancho Villa bajo el nombre de Pedro. Ella dirigió un destacamento de 200 hombres, y pronto se hizo conocida por su eficiencia devastadora ya que su compañía se utilizó a menudo para hacer estallar los puentes. Una vez que obtuvo su reconocimiento, se soltó las trenzas y dijo: “Yo soy mujer, y voy a seguir para llevar a cabo mis deberes como soldado bajo mi nombre real” ante lo atónito de sus subalternos y superiores, algo que, para la mayoría de mujeres, habría sido imposible, pero gracias a su liderazgo y su reputación, Petra lo logra.

Petra continuó como combatiente, y en 1914 fue una de los que tomaron la ciudad de Torreón Coahuila. Uno de los hombres de Villa aquella tarde dijo que Petra, quien tomó el mando debería haber sido la que galardonada por el sitio de la ciudad. Villa no era del tipo de hombre que dejaría que una mujer obtuviera el reconocimiento de un papel tan importante en la guerra, y quizá por eso Petra abandonó las tropas de villistas, formó una brigada separada de miles de combatientes mujeres y se alió con Carranza. A pesar de su destreza en el campo de batalla no fue ascendida nunca a general, sin embargo, un cierto reconocimiento le fue otorgado cuando fue nombrada coronel.

Aunque existen pocos nombres de Soldaderas, como una de las consecuencias de la Revolución Mexicana existe un clásico corrido llamado La Adelita. Esta famosa canción juega homenaje a todas las Soldaderas, y cuenta la historia de Adelita, que está enamorada de un sargento, y él con ella. Adelita es hermosa y valiente; Incluso ha ganado el respeto del coronel. La canción es una poderosa balada de amor, valentía y patriotismo.

Cómo tener la boda de tus sueños, con un presupuesto reducido

Quizá no toda la gente lo sabe, pero es posible planear una boda con éxito teniendo un presupuesto pequeño, Eso si, para lograrlo es necesario tener un plan bien ejecutado, tener el firme compromiso de permanecer dentro del presupuesto y ser creativo.

Lugares y Proveedores

Seleccionar un sitio de recepción de la boda de bajo costo o gratis. La recepción es igual a aproximadamente el 50 por ciento de tu presupuesto total de la boda, por lo que es importante verlo como el primer medio para ahorrar.

Algunas opciones de recepción incluyen una playa, un parque, la casa de un amigo o un jardín botánico. Estas opciones también ayudan a ahorrar dinero porque se puede contratar a tus propios proveedores o hacer su propia comida.

Es importante reservar más dinero para los servicios de mayor importancia; para ellos no escatimes. Por ejemplo, si desea que las fotografías de boda sean hermosas, no corras el riesgo de dar un aficionado esta tarea.

Yaira y Oscar son una pareja que, al ya tener una hija, deseaban tener una ceremonia hermosa sin necesidad de gastar tanto dinero, Ellos lograron su cometido a la orilla del mar y con unas fotografías maravillosas que retratan justamente que se puede tener una boda excepcional sin gastar demasiado en ello…. Continuar Leyendo.

Comida y bebida

Servir alternativas a un plato principal; por ejemplo con el buffet puedes ahorrar en el costo de un servicio de catering y los camareros. También puedes optar por un evento de vino y queso, estaciones de barbacoa o postre informales.

Pide una pequeña tarta nupcial decorativa para fotografías. Y compra una tarta más asequible que será utilizada para servir a los invitados. Éste puede ser del mismo color y diseño que el pastel de bodas, pero será mucho más barato.

El alcohol puede ser racionado a unas cuántas copas para el brindis y en su lugar ofrece bebidas a granel. Té, limonada y ponche son opciones baratas que pueden servir a múltiples invitados gastando solo un poco de dinero.

Otras formas de ahorrar

Una buena manera de ahorrar es enviando invitaciones digitales para reducir los costos de impresión de papel. Este método puede ser barato o incluso gratis. También puedes crear un sitio web gratis de la boda para realizar un seguimiento de las respuestas a tus invitaciones en lugar de tener que pagar por las tarjetas de respuesta y el servicio postal.

Recuerda invitar a un menor número de personas. Cada invitado representa un aumento gradual en el precio de los alimentos, decoraciones, recuerdos, invitaciones y artículos de alquiler.

Casarse en un día laborable o en domingo puede ser una buena opción; normalmente el día más popular para casarse es un sábado, pero casarse en un día diferente te puede ayudar a ahorrar hasta un 10 por ciento del presupuesto total. El cambio de la hora a una boda en la mañana puede ayudar a ahorrar dinero.

De igual manera, puedes hacer tus decoraciones de la boda. Utiliza flores artificiales y velas para decorar las mesas de los invitados y verás excelentes resultados.